Esencias Florales

Compañeras en el manejo de nuestras emociones

Al médico inglés Edward Bach le debemos el descubrimiento y utilización de las esencias florales para la elaboración de medicamentos. El doctor bach comprendió la relación entre estrés, emotividad y enfermedad, al hallar medios sencillos y económicos con los que el paciente recobrará la armonía y el equilibrio.

Durante su vida logró describir el uso terapéutico de 38 esencias florales, las cuales han sido recomendadas desde 1976 por la Organización Mundial de la Salud. Inspirados en la terapéutica floral del doctor Bach, otros sistemas florales han surgido posteriormente: las flores de California (EFS), en las que Andreas Korte utiliza las Orquídeas y las flores australianas entre otras.

¿Son tóxicas las esencias florales?

Las esencias florales no son tóxicas, pero tampoco son inocuas, puesto que generan efectos claros sobre las emociones de quien las ingiere. No están contraindicadas ni entran en conflicto con la medicina tradicional, por el contrario administradas correctamente estimulan el proceso curativo en el organismo al tratar al individuo en forma integral.

Las esencias florales son preparados vibracionales que conservan las cualidades energéticas de una flor determinada. Su acción sobre el cuerpo se entiende, si aceptamos que en nuestro organismo están presentes cuerpos sutiles, los cuales se encuentran en equilibrio dinámico con nuestra estructura física, vista de este punto, las anomalías de la energía del cuerpo etérico, preceden la manifestación de las enfermedades a nivel corporal.

Por esto, la administración de remedios florales que contienen dosis curativas de energía con una frecuencia específica, permiten actuar sobre los patrones disfuncionales de los cuerpos sutiles que posibilitan el surgimiento de las enfermedades.

Esencias contra el temor

Para los que sienten temor pueden encontrar alivio con el Heliantemo (Rock Rose), el Mimulus, la Cerasífera roja (Red chesnut), el Ajo, el Almendro y el Hipérico. Cada una de estas flores ataca un aspecto diferente del temor. Mientras el Heliantemo ayuda a superar el pánico, el Castaño rojo ayuda a afrontar los miedos por lo que les pueda ocurrir a nuestros familiares y amigos.

Para llegar a este diagnóstico es necesario conocer tanto el estado anímico subyacente del individuo, como el origen del mismo.

Quienes son acosados por la incertidumbre pueden probar con el Cerato stigma (Cerato), el Scleranthus, la Genciana (Gentian), la Aulaga (Gorse), el Hojarazo (Hornbeam) o la Avena Silvestre (Wild Oat).

Esencias para toda dolencia

Si se siente acosado por la soledad: la Violeta de Agua (Water violet), la Impaciencia (Impatiens) y el Brezo (Heather) son algunas de las alternativas posibles. Los hipersensibles a las influencias e ideas ajenas pueden utilizar la Agrimonía (Agrimony), la Centaura (Centaury), el Nogal (Wallnut) y el Acebo (Holly). Contra el desaliento y la desesperación el Alerce (Larch), el Pino (Pine), el Olmo (Elm), el Castaño Dulce (sweet chesnut), la Estrella de Belén (Star of Bethlehem), el Sauce (Willow), el Roble (Oak) o el Manzano Silvestre (Crab Apple).

Al Amor con las Esencias

Las esencias florales también pueden ser utilizadas para favorecer los estados meditativos y especialmente en los trabajo de crecimiento personal, tal es el caso del Lotus, la Eufrasia y la Victoria Regia.

El Amor y el reconocimiento tiene un gran aliado en la Achicoria, el Corazoncillo, la Mimosa, la Orquídea Amor y la Pasionaria. De igual manera existen esencias para el perdón, la disposición al cambio y para elevar la autoestima.

De todo esto se puede apreciar que las esencias florales son un auténtico regalo de la naturaleza. Utilizarlas, descubrir poco a poco sus múltiples usos y difundir las experiencias que se han tenido con su uso, representa nuestro agradecimiento ante este maravilloso milagro.