Jalea Real

La Jalea Real es un producto viscoso de color blanco nacarado, y de sabor ácido ligeramente azucarado.

Básicamente es un compuesto de néctar y polen, los cuales, recogidos y masticados por las abejas obreras, son segregados, después, por sus glándulas faríngeas.

Un análisis detallado de su composición, nos demuestra que la jalea real está formada por un 66% de agua, un 14,5% de azúcares (glucosa, fructosa y sacarosa), un 4,5% de lípidos, un 13% de prótidos, y un gran número de vitaminas, las más importantes de las cuales son la B1, B2, B3, B5, B6, B7, B8 y B9.

Aunque en menor cantidad, también contiene las vitaminas A, B12, C, D, y E. Entre las sustancias minerales y oligoelementos, destacan el calcio, cobre, hierro, fósforo, potasio, sílice y azufre.

Así mismo, se ha demostrado que la jalea real tiene una importante acción antibiótica que persiste incluso después de 1 ó 2 meses de almacenaje a una temperatura media de 0° C.

Cómo se obtiene

En las colmenas se produce una gran cantidad de miel y polen. Sin embargo la producción de jalea real es, comparativamente, bastante restringida. Las abejas no llenan muchas celdas reales a no ser que se produzcan condiciones muy especiales, como, por ejemplo, el caso de una colmena que no tenga reina.

Esta circunstancia ha dado origen a una técnica denominada "cría de reinas" con la que se consigue una recolección anual de jalea real muy superior a la que se obtendría con medios convencionales.

Las larvas reales son las únicas que reciben una cantidad de jalea real que sobrepasa a sus necesidades. Además, cuando la colmena carece de reina, las obreras reaccionan llenando muchas más celdas reales, comportamiento que es aprovechado por los apicultores interesados en obtener jalea real: se trata de eliminar la reina de la colmena y de añadir a la misma una cierta cantidad de celdillas artificiales con una larva de reina en su interior para que las obreras se encarguen de llenarlas con jalea real dispuesta para alimentar a las supuestas futuras reinas.

En un plazo de 3 días, el apicultor extrae las celdillas artificiales de la colmena con la jalea real que en ellas han depositado las abejas: aproximadamente unos 250 mg. por cada celdilla

Aplicaciones

Los exhaustivos estudios realizados acerca de la jalea real han demostrado las ventajas de tipo nutritivo, energético y metabólico que tiene para el hombre.

Además, los efectos de la jalea real son altamente beneficiosos en otros importantes aspectos: coadyuva a equilibrar nuestro sistema endocrino, ejerce una acción positiva sobre el aparato digestivo y, en general, tiene efectos estimulantes, tonificantes y euforizantes, siempre dentro de una marco natural y armónico.

El consumo de jalea real no queda, en absoluto, restringido a personas enfermas o con carencias determinadas.

Al contrario: las personas sanas que la consumen ven notablemente incrementado su rendimiento, tanto físico como intelectual. Su riqueza en aminoácidos, vitaminas y sales minerales, contribuyen a compensar no pocas carencias alimentarias.

La amplia gama de efectos beneficiosos de la jalea real abarca desde su especial capacidad para combatir estados de fatiga, depresiones ligeras, estados de estrés, etc., hasta la consecución de un mayor rendimiento sexual.

Asimismo, el consumo de jalea real retarda los efectos del envejecimiento orgánico en general y, sobre todo, los del envejecimiento de la piel, gracias a su gran cantidad de vitamina B5 o ácido pantoténico, que contiene. La jalea real es, precisamente, uno de los productos naturales más ricos en vitamina B5.

Sistema endocrino

La jalea real presenta una acción beneficiosa sobre el sistema endocrino, regularizando las secreciones y estimulando las hormonas sexuales. Esto, unido a su gran poder tónico y reconstituyente, hace de la jalea real un producto natural apropiado para combatir los estados de fatiga sexual.

Está muy indicada para superar ciertas formas de impotencia y de astenia sexual, en el varón, causadas por la edad. En la mujer, actúa beneficiosamente en algunas formas de frigidez y en problemas funcionales de la menstruación, que, a menudo, son favorablemente paliados y regularizados.

Sistema neuropsíquico

La jalea real ejerce una función positiva sobre el equilibrio neuropsíquico, proporcionando una mejor resistencia a la angustia y a los estados depresivos. Es recomendable, específicamente, en casos de fatiga neurótica, agotamiento psíquico, depresiones ligeras, estados de ansiedad, alteraciones de la memoria, del sueño, y del humor.

Provoca una acción estimulante, tonificante y euforizante, que proporciona una reconfortante sensación de bienestar.

Alteraciones de la Piel

El consumo de Jalea Real retarda los efectos del envejecimiento orgánico en general y, particularmente, el envejecimiento de la piel, debido a su alto contenido en ácido pantoténico (vitamina B5). En consecuencia, estará indicada para combatir enfermedades de la piel en las que intervengan elementos queratolíticos o seborréicos. Un tratamiento prolongado con jalea real suele ser eficaz contra el lupus eritematoso.

Acción antitumoral

El Dr. DAI JINGZHI y sus colaboradores, constataron la acción antitumoral de la jalea real. Mezclaron células tumorales procedentes de un carcinoma de Ehrlich con jalea real, y observaron que su desarrollo se inhibía completamente. Llegaron a la conclusión de que 40 mg. De jalea real por cada ml. De suspensión celular, prevenía la formación de tumores, y pudieron comprobar que la máxima actividad inhibitoria se daba en medios ácidos de pH=4,5.

Sobre animales de experimentación también demostraron que la jalea real administrada oralmente tiene un marcado poder inductor a la fagocitosis.

El Dr. TOWNSEND(ver referencias documentales al respecto) y su equipo ya habían observado esta actividad antitumoral de la jalea real en sus experiencias sobre células cancerígenas de ADR-leucemia y sobre ratones infestados con tumores ascíticos. Concentraciones de 1,5 mg de H.D.A. o de 40 mg.- de jalea real, mostraron su acción preventiva sobre la formación de todo tipo de tumores.

Indicaciones

Estados de fatiga, tanto física como psíquica. Falta de apetito. Anorexias. Épocas de crecimiento. Astenias. Insuficiencias alimentarias. Anemias. Trastornos de los cambios de estación.

Modo de empleo

Un frasco diario, fuera de las comidas. En las curas de primavera y otoño, se recomienda una toma diaria durante 40 días

Más referencias médicas oficiales en la documentación de la US National Library of Medicine - National Institutes of Health.