Masaje Thai



El masaje thai es una práctica milenaria que ofrece, a través de sus numerosas maniobras, grandes posibilidades para distintos tratamientos; proporciona a la persona una experiencia terapéutica, al integrar en cada sesión aspectos físicos y emocionales.

Las presiones alternadas o continuas tanto con pulgares, palmas de mano y plantas de pies, así como los estiramientos y tracciones, son eficaces herramientas en la prevención y cura de contracturas y tensiones, en zonas cervical, dorsal, lumbar; fatiga muscular y limitaciones articulares, insomnio y estrés, adaptándose las maniobras a cada necesidad personal sin importar edad o condición física.

El masaje thai, ofrece una refrescante pausa para la cotidianeidad.

Este método manual oriental es un valiosísimo auxiliar de otras tradiciones orientales como el masaje ayurvédico, el shiatsu o el tui na, como así también del drenaje linfático , de la kinesiología, del masaje profundo de cyriax, etc.

El masaje thai es bastante más que un conjunto de maniobras que prometen alivio a situaciones de cansancio, es una riquísima tradición que se ha nutrido de las medicinas china y ayurvédica, del yoga y del budismo.

De las primeras adoptó la idea de la circulación energética a través de sutiles canales y de cómo restablecer la armonía cuando se ve dificultada o interrumpida por distintos procesos, que los interpreta observando al individuo en su relación física y emocional con su entorno.

En las asanas del yoga se ha inspirado para las suaves elongaciones y posturas asistidas y del espíritu budista se ha impregnado de su amorosa compasión.

Constituye, entonces, ésta sabia amalgama una eficaz herramienta para la prevención y tratamiento de contracturas y fatigas tanto musculares como articulares y, también, para situaciones de estrés e insomnio.

Las presiones y estiramientos liberan el ácido láctico, que acumulado en el tejido causan congestión muscular y articular, estimula el sistema inmunológico y estimula los sistemas simpáticos y parasimpáticos.

Favorece la percepción de zonas conflictivas, trayéndolas a nuestra conciencia corporal para su cura, al permitir que desde la relajación, se experimente la liberadora experiencia de "soltar" permitiendo reflexionar, por analogía, como nos relacionamos con el medio.

Recibiendo el masaje thailandés, con cierta periodicidad, algunos de los beneficios que se experimentan son :

- Aumento de la flexibilidad muscular, de los ligamentos y de las fascias y tendones.

- Mejora y elastifica las articulaciones.

- Estimula las funciones del sistema parasimpático, por lo tanto, la de los órganos internos también.

- Mejora la circulación linfática y sanguínea.

- Armoniza las emociones, y trabaja sobre el estrés e insomnio

- Provee sensación de totalidad .

Es por lo tanto el masaje thai un valioso, aunque desconocido método manual oriental. que en nuestra consulta para beneficio saludable de muchas personas.