Flores de Bach



Hace más de sesenta años el médico galés Edward Bach ideó un método "simple y natural de curar a través de la personalidad por medio de la esencia de flores silvestres"; por ello, a partir de 1930 dedicó todo su tiempo a descubrir las flores y plantas de donde extraería los remedios y a perfeccionar su método terapéutico.

Este método de tratamiento, con sus treinta y ocho flores, fue descubierto por Edward Bach (Medico renombrado que ejerció por más de 20 años en Londres). Buscaba remedios en el mundo de las plantas para restaurar la vitalidad a los enfermos de modo tal que los sufrientes pudieran superar preocupaciones, temores o depresiones.

Todos los remedios usados en este método están preparados con flores de plantas silvestres, árboles o arbustos. Ninguno de ellos es perjudicial o forma hábito. No se los prescribe para resolver el problema físico sino de acuerdo con el estado mental del sufriente, según los temores, indignación, preocupación o depresión, que sufran en ese momento.

Un estado mental no armonioso no sólo habrá de obstaculizar la recuperación de la salud sino que es la causa primordial de dolencias y alteraciones de la salud. Todos saben que un temor o preocupación continuados reducen la vitalidad de un individuo, lo hace sentirse de mal humor, mal consigo mismo. En esas condiciones, el cuerpo pierde su resistencia a la enfermedad, y queda en estado muy propicio para cualquier infección, ya sean simples resfriados, reumatismo, problemas digestivos o aún alteraciones de la salud mucho más serias. Por eso es el propio paciente, no la alteración de la salud que padece, el que necesita tratamiento.

Cuando la paz y la armonía retornan a la mente, la salud y la fuerza retornarán al cuerpo.

En su libro titulado "Los doce curadores y otros remedios" el Dr.Bach describe 38 remedios, uno para cada uno de los estados mentales negativos más comunes. El dividió esos estados negativos en 7 grupos:

En el grupo Temor, por ejemplo, hay cinco remedios para cinco tipos diferentes de temor: terror, miedo por causa conocida, miedos por causas desconocidas, miedo de perder el control de la mente y miedo a otras personas.

- Temor.

- Falta de interés por las circunstancias actuales.

- Incertidumbre.

- Soledad.

- Hipersensibilidad a influencias y opiniones.

- Abatimiento o desesperación.

- Preocupación excesiva por el bienestar de los demás.

Los remedios de Bach son totalmente benignos en su acción; nunca provocan una reacción desagradable, no tienen ninguna contraindicación, pueden ser tomados por todos (niños, adultos, adultos mayores), e inclusive pueden tomarse con cualquier tratamiento químico prescripto por el médico.

El Dr.Bach dejó fórmulas compuestas por varias flores. Con los demás casos, es el terapeuta floral, quien luego de una buena entrevista con el paciente, crea la fórmula de flores, las prepara o las manda preparar. La preparación es un extracto de las flores mezclado con agua mineral y brandy como conservante.

Se toman de 4 a 6 gotas varias veces al día. Es variable según el caso y según la preparación recomendada.